Medio siglo contando el cuento en que sucede todo

Entonces entraron al cuarto de José Arcadio Buendía, lo sacudieron con todas sus fuerzas, le gritaron al oído, le pusieron un espejo frente a las fosas nasales, pero no pudieron despertarlo. Poco después, cuando el carpintero le tomaba las medidas

Medio siglo contando el cuento en que sucede todo

Entonces entraron al cuarto de José Arcadio Buendía, lo sacudieron con todas sus fuerzas, le gritaron al oído, le pusieron un espejo frente a las fosas nasales, pero no pudieron despertarlo. Poco después, cuando el carpintero le tomaba las medidas

Todos populistas

“Haced caso a las palabras”, decía Unamuno, “porque ellas son cosa vivida”. Cosa vivida: como criaturas vivas, en ocasiones desde hace mil años, las palabras saben lo que están diciendo; saben por qué existen, desde cuándo están ahí, para qué,

Todos populistas

“Haced caso a las palabras”, decía Unamuno, “porque ellas son cosa vivida”. Cosa vivida: como criaturas vivas, en ocasiones desde hace mil años, las palabras saben lo que están diciendo; saben por qué existen, desde cuándo están ahí, para qué,

El (des)control de TVE

Es posible que la relación entre un gobierno y la televisión pública del territorio que gobierna (cuya naturaleza tiende a asemejarse a la del concubinato) no obedezca tanto a un retorcido juego de perversiones como a algo consustancial a la

El (des)control de TVE

Es posible que la relación entre un gobierno y la televisión pública del territorio que gobierna (cuya naturaleza tiende a asemejarse a la del concubinato) no obedezca tanto a un retorcido juego de perversiones como a algo consustancial a la

La canción de cuna de José Hierro

En la derrota hay silencio, cristales rotos, telas rotas, y vergüenza. En la derrota hay silencio de relojes rotos, muy parados, rachas de viento que no cesan –no van a callarse en toda la noche–, y vergüenza: ciertas ganas niñas,

La canción de cuna de José Hierro

En la derrota hay silencio, cristales rotos, telas rotas, y vergüenza. En la derrota hay silencio de relojes rotos, muy parados, rachas de viento que no cesan –no van a callarse en toda la noche–, y vergüenza: ciertas ganas niñas,

Michi Panero: póstumo de sí mismo

Lo que la mayoría sabemos de Michi Panero (Madrid, 1951–Astorga, 2004) no lo sabemos más que de oídas: de oírle a él, concretamente, casi siempre ante una cámara, oficiando con violencia exquisita la demolición de su propia efigie. Quienes le

Michi Panero: póstumo de sí mismo

Lo que la mayoría sabemos de Michi Panero (Madrid, 1951–Astorga, 2004) no lo sabemos más que de oídas: de oírle a él, concretamente, casi siempre ante una cámara, oficiando con violencia exquisita la demolición de su propia efigie. Quienes le

La memoria en llamas de Angelina Gatell

Alguien –quizás otro grande poeta–, en algún atardecer de posguerra de un campo manchego, escuchó a un viejo pastor decir que “las guerras civiles duran cien años”. (Un anciano probablemente analfabeto pero que sabría leer de carrerilla el abecedario de

La memoria en llamas de Angelina Gatell

Alguien –quizás otro grande poeta–, en algún atardecer de posguerra de un campo manchego, escuchó a un viejo pastor decir que “las guerras civiles duran cien años”. (Un anciano probablemente analfabeto pero que sabría leer de carrerilla el abecedario de

Crónicas parlamentarias (VI)

  Tensiones juveniles La tasa de desempleo juvenil en España es de casi el 47%, y la tasa de juvenilidad del Congreso debe de ser también una de las más altas de Europa. Se reunía ayer el Hemiciclo por primera

Crónicas parlamentarias (VI)

  Tensiones juveniles La tasa de desempleo juvenil en España es de casi el 47%, y la tasa de juvenilidad del Congreso debe de ser también una de las más altas de Europa. Se reunía ayer el Hemiciclo por primera