El (des)control de TVE

images-cms-image-000010345

Es posible que la relación entre un gobierno y la televisión pública del territorio que gobierna (cuya naturaleza tiende a asemejarse a la del concubinato) no obedezca tanto a un retorcido juego de perversiones como a algo consustancial a la púrpura y el armiño –a la laca y la gomina– del poder; a una lógica natural, inocente de puro antigua, para quien gobierna: si yo gobierno Murcia, por ejemplo, Murcia soy yo; mi partido (es decir, yo) es toda Murcia, todo el Mar Menor, todo el censo regional. Me resultará por tanto impensable que la televisión pública de Murcia diga algo en mi contra: si me atacas a mí, atacas a todos los murcianos que en Murcia han sido. Se trata del mismo razonamiento por el cual una acusación jurídica contra el presidente de Cataluña, por ejemplo, se convierte automáticamente en un ultraje contra Cataluña entera… [Reportaje para CTXT]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s