Entradas etiquetadas: Gentes de mal vivir

Larra: escribir, llorar, tal vez morir

Se escribe en legítima defensa. Pero si escribir en Madrid es llorar, qué clase de defensa queda a quienes sólo saben escribir para defenderse. Por eso, tantas veces, escribir en Madrid es llorar a latigazos.  Soy periodista, paso la mayor

Larra: escribir, llorar, tal vez morir

Se escribe en legítima defensa. Pero si escribir en Madrid es llorar, qué clase de defensa queda a quienes sólo saben escribir para defenderse. Por eso, tantas veces, escribir en Madrid es llorar a latigazos.  Soy periodista, paso la mayor

Laura Nyro: cantar como canta el pájaro

Por qué hacemos lo que hacemos; para qué; para quién. Cuando nos extenuamos, a veces con obsesión suicida, en nuestras actividades cotidianas, ¿para quién lo hacemos realmente? ¿Qué teatro en penumbra esperamos que aplauda? Hacemos lo que hacemos, lo que

Laura Nyro: cantar como canta el pájaro

Por qué hacemos lo que hacemos; para qué; para quién. Cuando nos extenuamos, a veces con obsesión suicida, en nuestras actividades cotidianas, ¿para quién lo hacemos realmente? ¿Qué teatro en penumbra esperamos que aplauda? Hacemos lo que hacemos, lo que

Dario Fo: nacer con el don de la risa

Nació con el don de la risa, y con la intuición de que el mundo estaba loco. Y ése era todo su patrimonio. Es la frase inicial de Scaramouche –otro célebre bufón, a quien dio vida otro italiano–, pero parece

Dario Fo: nacer con el don de la risa

Nació con el don de la risa, y con la intuición de que el mundo estaba loco. Y ése era todo su patrimonio. Es la frase inicial de Scaramouche –otro célebre bufón, a quien dio vida otro italiano–, pero parece

El temblor sonámbulo del niño Lorca

Miraba con los ojos atónitos de quien ve con la sangre. Veía; no con los ojos de la cara, sino con el ojo sonámbulo del río que corre, en la madrugada del mundo, dando de beber y de llorar a

El temblor sonámbulo del niño Lorca

Miraba con los ojos atónitos de quien ve con la sangre. Veía; no con los ojos de la cara, sino con el ojo sonámbulo del río que corre, en la madrugada del mundo, dando de beber y de llorar a

Marlon Brando: todas las caras del animal

La cámara se acerca de costado, casi a traición, hacia la figura de un hombre apuesto de mediana edad que se tapa los oídos, cerrados los ojos, algunos metros por debajo de una vía que cruza el cielo de la

Marlon Brando: todas las caras del animal

La cámara se acerca de costado, casi a traición, hacia la figura de un hombre apuesto de mediana edad que se tapa los oídos, cerrados los ojos, algunos metros por debajo de una vía que cruza el cielo de la

Nunca es demasiado tarde, Sabina

La vida es una burda estafa innoble / y no hay donde poderla denunciar, garabateó hace años, aparatosamente, cierto adolescente apocalíptico, cuando ya había dejado de ser adolescente, en alguna noche siniestra de una ciudad sin nadie (pongamos que era Madrid).

Nunca es demasiado tarde, Sabina

La vida es una burda estafa innoble / y no hay donde poderla denunciar, garabateó hace años, aparatosamente, cierto adolescente apocalíptico, cuando ya había dejado de ser adolescente, en alguna noche siniestra de una ciudad sin nadie (pongamos que era Madrid).

Marilyn: la rubia era más lista que usted, caballero

Sólo partes de nosotros llegarán a tocar partes de los demás la verdad de cada uno es eso solamente – la verdad de cada uno… (Los caballeros las prefieren rubias. Las rubias los prefieren ricos. Los ricos no tienen miedo,

Marilyn: la rubia era más lista que usted, caballero

Sólo partes de nosotros llegarán a tocar partes de los demás la verdad de cada uno es eso solamente – la verdad de cada uno… (Los caballeros las prefieren rubias. Las rubias los prefieren ricos. Los ricos no tienen miedo,